30 oct. 2012

De la misma manera que Jesús no debía preocuparse por lo que iba a suceder...




...no se preocupen por su vida, ni por qué comerán o qué beberán; ni con qué cubrirán su cuerpo. ¿Acaso no vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? 26 Miren las aves del cielo, que no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros, y el Padre celestial las alimenta.
mt, 25-26

Detalle del nido que este Miércoles santo yacía sobre las ramas del olivo de Nuestro Padre Jesús de la Oración en el huerto.

No hay comentarios: